El peral es un frutal de la familia de las rosáceas, cuya popularidad se la debe obviamente a la deliciosa fruta que produce, la pera. Tiene su origen en Europa Oriental y Asia Occidental, en esta última se conocen datos de su cultivo ya en 1134 a.C. En la actualidad existe gran cantidad de variedades (los expertos indican que más de 3000), entre las más populares en España están; Blanquilla, ercolini, limonera, conferencia, etc. Dada la importancia de este frutal no podía faltar en nuestra web un post sobre cómo y cuándo podar perales. Cualquiera sea la variedad que tengas en casa los consejos que veremos aquí te servirán perfectamente.

Nota: Ten en cuenta que los consejos que aquí daremos son generales, este blog es leído en decenas de países, con características totalmente diferentes, por lo que no todos los tips se adaptarán de igual forma en todos los casos. Una vez que termines de leer el artículo quedará que analices toda la información y apliques lo aprendido de la mejor manera. Ante cualquier duda recuerda que puedes contactarnos para realizar tus consultas.

1. Cuidados de un peral

Como pasa con cualquier planta la poda de la misma es uno de los muchos cuidados que ella necesita. Dado que quiero asegurarme que estés cuidando correctamente tu peral es que comenzaremos el artículo estudiando brevemente los cuidados necesarios.

  • Suelo: se adapta bien a muchos tipos de suelos, si el mismo es extremadamente pobre, puede realizar una fertilizacion anual para mejorar sus características.
  • Frío: dado que las heladas tardías afectan los brotes y floración es recomendable, dentro de lo posible, plantarla en una ubicación en la que tenga reparo del frió. Otra opción es colocarla alguna manta térmica.
Cómo y cuándo podar peral
Peral
  • Riego: en primavera-verano cuando la planta está en pleno desarrollo las necesidades de agua aumentan, así y todo intente no encharcar el suelo. Frente a esto último es aconsejable ubicar el peral en un terreno con buena pendiente para un mejor drenaje.
  • Enfermedades y plagas: este frutal se caracteriza por no contar con gran cantidad de enfermedades y plagas, algo que facilita mucho su cultivo. Así y todo puede resultar beneficioso el rocío de aceite e insecticida comenzada la etapa de floración.
  • Poda: no podía faltar en este lista la poda del peral, un cuidado muy importante si lo que queremos es mejorar la producción. En los siguientes apartados profundizaremos este punto.

2. ¿Que herramientas necesito para podar peral?

Las herramientas que necesitarás para la poda de un peral no salen de las clásicas que siempre recomiendo en cualquier frutal. La selección de una u otra dependerá en gran medida de aspectos como la edad/tamaño de la planta y el el tipo de poda que vas a llevar a cabo.

  • Tijeras de podar.
  • Serrucho
  • Motosierra.
  • Escalera o andamio.
  • Elementos básicos de seguridad como casco y guantes.

Nunca olvides desinfectar todas las herramienta de corte antes de la poda. Esto disminuirá las probabilidades de transmitir infecciones de una planta a otra cuando estés llevando a cabo este tarea.

2.1 Cuidados necesario de las herramientas

Si desea extender la vida útil de sus herramientas de poda, hay algunos cuidados básicos.

  • Use la herramienta adecuada para un trabajo y evite torcerla o forzarla.
  • Limpie y engrase las herramientas regularmente limpiando con un paño aceitoso en las cuchillas y otras superficies.
  • Mantenga los bordes de corte correctamente afilados.
  • Las asas de madera deben ser barnizadas regularmente evitando así que se agrieten o astillan.

Lleve a cabo estas tareas de mantenimiento con regularidad y ahorrará un buen dinero en herramientas. 😉

También te puede interesar conocer sobre la poda de:


3. ¿Cómo podar un peral?

Dependiendo la etapa de la vida en la que se encuentre el peral irá variando el tipo de poda que necesitamos llevar a cabo. Si quieres que tu frutal se desarrolle sano, fuerte y genere buenas producción año a año no podrás saltarte ninguna de las podas que veremos a continuación.

Como cada uno de los tipos de podas tienen objetivos bien diferentes, desarrollaremos una por una de manera separada.

3.1 Podar peral joven – Formación

Esta es la poda que se necesita llevar a cabo en un peral desde el momento que se lo planta hasta los tres o cuatro años de edad. Con ella se buscará fomentar que la planta desarrolle una estructura lo suficientemente fuerte para soportar tanto su propio peso como el de sus frutos.

Son varias las formas que se pueden dar a este frutal a la hora de definir su estructura, entre ellas; piramidal, en vaso, en palmeta, en cordones, etc. Cada una de estas formas llevan asociada una técnica que debe llevarse a cabo durante los años que dure la formación.

Por no extender el artículo, y dado que es de las formas más extendidas en su uso, desarrollaremos aquí la poda de formación piramidal de un peral.

3.1.1 Formación tipo piramidal

Como bien dije anteriormente esta poda comienza al momento de plantar nuestro peral en el terreno. Será en ese momento en el cual debemos cortar la plantita a una altura de 75 cm con respecto al suelo.

Llegada la primavera se desarrollarán nuevos brotes, será durante el verano que deberemos seleccionar el más fuerte y mejor ubicado para ser la rama guía, y otros cuatro repartidos equidistantemente para ser el andamiaje inferior del frutal.

En general las ramas que brotan de la guía salen con un ángulo muy cerrado. Para favorecer la producción y resistencia de las ramas es bueno forzar que estas ramas se desarrollen con un ángulo de unos 60°. Esto lo puedes hacer fácilmente con hilos y estacas fijadas al suelo,cuando notes que los hilos dejan de estar tensos puedes quitarlos.

Para la segunda primavera será momento de repetir lo hecho en la temporada anterior. Cortaremos la guía central a unos 75 cm, pero esta vez medidos desde el andamiaje de ramas inferior. Luego seleccionaremos una nueva guia y las ramas del segundo andamiaje.

Ten en cuenta en ir eliminando todas aquellas ramas que no se desarrollen conforme a la estructura. Entre ellas se encuentran los famosos chupones, los cuales consumen mucha energía y son improductivos.

La repetida tarea de cortar la guía y seleccionar nuevas ramas puedes hacerla varias veces, aunque es bueno tener definida desde un principio que altura le darás a tu peral.

3.2 Poda de producción

Esta es la poda del peral que se realiza cuando es adulto y se encuentra en plena producción. Lo que se busca con esta poda es optimizar la producción, buscando el equilibrio entre una buena cantidad y calidad del fruto y la mayor longevidad de la planta posible.

Es importante antes de comenzar a cortar ramas el conocer los tipos de órganos fructíferos que contiene un peral, los más importantes son:

  • Yemas de flor: estas son redonda y globosa a diferencia de las de madera, que son puntiagudas.
  • Brindillas coronadas: ramita débil y corta, terminando en una yema de flor.
  • Lamburda: Es un dardo alargado (madera de dos o más años) que termina en una yema de flor.
Yema de flor en peral
Yema de flor

Las variedades más populares fructifican en lamburdas que se encuentran insertas en madera de entre dos o tres años. También es muy común que fructifiquen en brindillas coronadas. Por último es importante hacer notar que según el mayor o menor flujo de savia una yema de madera puede evolucionar a una de flor.

3.2.1 Renovación de ramas fructíferas

Una vez entendidos los órganos fructíferos podemos comenzar a hablar de la poda de producción del peral, la cual se puede resumir en la tarea de renovar ramas fructíferas, y debe llevarse a cabo de la siguiente manera:

  • Las ramas de un año deben se dejadas sin podar, dejando así que se desarrollen en su longitud.
Poda de producción del un peral
Rama de un año
  • Llegado el segundo año la rama anterior se habrá cubierto de yemas de flor y madera. Será ese el momento adecuado de cortar entre un tercio o la mitad de la misma. Siempre realizando el corte sobre una yema de flor y no de madera, esto para evitar la prolongación de la rama.
Poda de producción del un peral
Rama en el segundo año
  • Será a partir cuarto o quinto año que notaremos que es necesaria la renovación de las ramas fructíferas.
  • En variedades de buen vigor se pueden cortar desde la base sobre una yema de madera para permitir la renovación.
  • En caso de variedades de bajo vigor es preferible despuntar algunas lamburdas, y junto con esto eliminar las ramas productivas de mas de dos años.

El secreto en una buena poda de fructificación es reconocer cuales son las ramas productivas, notando año a año como evolucionan y su necesidad de renovación.

3.3 Podar peral viejo – Rejuvenecimiento

La poda que se necesita realizar sobre plantas envejecidas es una poda de rejuvenecimiento. Dado que es una poda fuerte, que no tiene marcha atrás, este debe ser nuestro último recurso. 

Los síntomas que presenta un peral que necesita una poda de rejuvenecimiento son; baja tasa de crecimiento, deficiencia en floración y
excesiva madera improductiva.

Aquellas ramas que se presentan poco productivas con mucha madera muerta deberán ser eliminadas. Es aconsejable que la altura del corte permita dejar un tocón de unos unos pocos centímetros, esto hará mucho más posible la emisión de nuevos brotes que con el tiempo desarrollen una ramas de renovación.

Esta poda es conveniente que sea realizada de manera programada en varios años, realizando renovaciones parciales temporada por temporada. Por otro lado también es aconsejable que esta tarea sea siempre llevada a cabo por el mismo podador, esto para que sepa reconocer la respuesta del frutal a cada poda.

Por último recordar que en podas severas como esta, donde se suelen eliminar ramas de importante grosor, se debe cubrir los cortes con pasta cicatrizante. Esto disminuirá las probabilidades de contagio de alguna enfermedad, ayudando además a la cicatrización.

3.4 Poda de limpieza

Esta es la poda que debe realizarse en cualquier planta, donde se eliminarán tanto ramas muertas como enfermas.

El éxito de una buena poda de limpieza de tu peral dependerá de una buena observación. Esto te permitirá reconocer ramas enfermas o que están siendo atacadas por plagas, córtalas en cuanto las veas para evitar una propagación.

Intenta llevar lo más lejos posible los desechos de esta poda, sobre todo si has cortado ramas enfermas. De lo contrario no evitarás para nada una posible propagación en todo tu quinta o jardín.

4. ¿Cuándo podar un peral?

Definir la época más adecuada para podar un peral depende de varios factores, pero sin dudas los más importantes son el clima y el tipo de poda. Analicemos cada uno por separado.

Con respecto al factor climático hay que tener cuidado de no podar en otoño si donde vives los inviernos son crudos y bien marcados. Las podas de otoño son preferibles llevarlas a cabo terminado el invierno, en los primeros días de la primavera. Esto evitará exponer las heridas a los grandes fríos, y acortará el tiempo de espera para la cicatrización. Por el contrario en climas templados, con inviernos débiles, no existe problema con realizar podas en otoño.

En cuanto al tipo de poda podemos resumir que tanto las podas de fructificación, formación y rejuvenecimiento se pueden llevar a cabo teniendo en cuento lo expresado en el párrafo anterior. En cuanto a las podas de limpieza pueden ser realizadas en cualquier época, sobre todo si se trata de madera muerta.

5. Vídeo explicativo sobre poda de peral

En esta ocasión traigo un vídeo del canal capoteandoeltemporal , donde de manera muy didáctica, nos enseñan todo sobre podar un peral. 

También te puede interesar conocer sobre la poda de:


Hasta aquí llegamos con el artículo, espero haber sido claro al explicar sobre como podar correctamente un peral y en que momento hacerlo.

Fuentes de informacion:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *