El olivo es un árbol que puede llegar a alcanzar los 12 metros de alto, generalmente es de copa bastante amplia y un tronco ancho, la corteza suele tener gran cantidad de fisuras. Su fruto se conoce como aceituna, generalmente utilizada para la elaboración de aceites, así como también sirve de ingrediente para una gran diversidad de alimento. En este artículo veremos cómo podar un olivo, en que época hacerlo y que herramientas utilizar.

Nota: Ten en cuenta que los consejos que aquí daremos son generales, este blog es leído en decenas de países, con características totalmente diferentes, por lo que no todos los tips se adaptarán de igual forma en todos los casos. Una vez que termines de leer el artículo quedará que analices toda la información y apliques lo aprendido de la mejor manera. Ante cualquier duda recuerda que puedes contactarnos para realizar tus consultas.

1. Cuidados del olivo

Si bien el tema inicial de este post es la poda del olivo, la misma es una técnica de cuidado y mantenimiento de este frutal. Es por ello que dedicaremos el primer apartado para listar los cuidados del olivo más importantes.

  • Ubicación: debes plantarlo en un sitio donde pueda disponer de espacio suficiente y una exposición soleada. Soporta las heladas fuertes, pero el frío extremo puede dañar los frutos.
  • Suelo: puede crecer bien en suelos pobres, calizos o con cierta salinidad. Lo que no tolera es el exceso de humedad, por lo tanto asegúrate de plantarlo en un terreno que drene bien, y evita a toda costa el encharcamiento.
Cómo podar un olivo
Fig. 1 – Planta de olivo.
  • Abono: Tan solo deberás nutrirlo una vez al año. Para ello mezcla un abono orgánico con el sustrato alrededor del árbol, guiándonos por el área que marca la copa del mismo.
  • Riego: Las necesidades de agua depende del tamaño de la copa del olivo y de las precipitaciones que tengamos en nuestra zona. Es importante observar la capacidad de retención que la tierra tenga. No mantengas una regularidad e riego que produzca encharcamiento.
  • Plagas: Las plagas principales que puede tener un olivo son la mosca del olivo, la polilla y la cochinilla de la tizne. Realiza un control regular de plagas, siempre es preferible tomar medidas preventivas y no curativas.
  • Poda: aunque podar un olivo lo dejamos como último item en este listado de cuidados, no es el menos importante ni mucho menos. Como en todo frutal, la poda es fundamental para regular la producción y desarrollo de la planta.

2. Herramientas para podar olivos

Son varias las herramientas que necesitan ser usadas para podar un olivo. La elección dependerá en gran medida del tipo de poda y del tamaño del olivo.

  • Tijeras de podar.
  • Serrucho.
  • Tijeras y serrucho para poda en altura.
  • Motosierra.
  • Escaleras o andamio.
  • Elementos básicos de seguridad como casco y guantes.

Es recomendable desinfectar las herramientas de corte antes de la poda. Esto ayudará a no transmitir enfermedades, deberás hacerlo antes de comenzar la poda y cada vez que cambies de planta.

3. Cómo podar los olivos

Se entiende por poda todas aquellas operaciones que modifican la forma natural del árbol, dando vigor o restringiendo el desarrollo de sus ramas, con la finalidad de darle una forma adecuada y conseguir en el menor tiempo posible la máxima producción, así como renovar o restaurar parte o la totalidad del árbol.

También te puede interesar conocer sobre la poda de:


Al realizar la poda del olivo siempre se deben equilibrar el crecimiento y la fructificación, no debilitar o envejecer prematuramente el árbol. Para precisar la intensidad de la poda, e incluso la realización o no de la misma en un determinado año, se debe tener en cuenta:

  • La edad del huerto.
  • Cosecha del año anterior.
  • Destino de la cosecha (mesa o aceite).
  • Densidad de plantación y el tamaño de los árboles.

En lo fundamental, con la poda se pretende conseguir un mínimo de madera estructural con un gran número de ramillas jóvenes, de largo medio entre 20 y 30 cm y con una permanente emisión de ellas. Además, se busca crear espacios para la entrada de luz y ventilación.

  • En el primer período del olivo, cuando es joven, prácticamente no se poda. El objetivo en esta etapa es formar la estructura o armazón del árbol para lograr un olivo equilibrado que soporte cosechas abundantes en el menor tiempo posible. Esto es lo que se conoce como poda de formación del olivo.
  • En el período adulto se poda ligeramente. Se busca mantener el equilibrio entre una buena producción, de buena calidad y, un desarrollo vegetativo adecuado del árbol, alargando al máximo su período productivo y retrasado su decadencia. En definitiva, lo que se realiza es una poda de producción.
  • Por último, en el período de vejez se busca renovar o sustituir las ramas que muestran signos de decadencia. Regenerándolas y haciéndolas más productivas mediante podas intensas, buscando la reconstitución de la copa del árbol. Se le denomina poda de renovación o rejuvenecimiento.

En esta guía paso a paso sobre la poda del olivo desarrollaremos cada una de las podas que hay que llevar a cabo durante la vida de este frutal.

3.1. Como podar un olivo joven – Poda de formación

Corresponde a las primeras labores de poda orientadas a definir la arquitectura del árbol, la cual dependerá de la variedad, distancia de plantación y sistema de cosecha. Se inicia al momento de recibir las plantas de vivero, donde se hace una poda de selección de eje y eliminación de ramillas secundarias.

De allí hasta el inicio de la producción no se realizan podas del olivo de ningún tipo. Solo se lleva a cabo una mantención del eje, bajo la cruz del árbol (ver fig. 2). Pues en la medida que se intervenga, se extiende el estado inmaduro del árbol, haciéndolo menos productivo en el corto plazo.

Poda de formación del olivo
Fig. 2- Poda de formación del olivo en su primer año

Una vez realizada la primera cosecha se retoma la poda. Con lo que se da forma a la copa, eje o seto, según sea el sistema de conducción, cortando por la base de las ramas a eliminar. Éstas serán parte de las ramas madres, las cuales deben estar distribuidas equilibradamente tanto en orientación según los puntos cardinales y en altura. Se dará el espacio suficiente para evitar sombreamiento entre ellas y evitando que la altura que alcancen en su base no entorpezca labores de cosecha futura.

En huertos pequeños y medianos, donde el dueño es el que generalmente realiza gran parte de las labores, se debe aprovechar al máximo la altura del follaje. Permitiendo que a partir de los 50 a 80 cm se desarrollen las ramas madres en sistemas abiertos (copa). Y en setos se puede iniciar a no menos de 30 cm, dependiendo también de la variedad.

3.2. Como podar un olivo adulto – Poda de producción

Se inicia luego de que el árbol ha entrado en producción. Realizando esta poda anualmente los cortes de poda serán suaves, sólo limitados a eliminar ramillas dañadas por la cosecha y aquellas que ya han cumplido su ciclo productivo (mayor de tres años). Esto permitirá mantener la arquitectura base del árbol y una permanente renovación de la zona productiva del follaje.

En aquellos huertos en que no ha sido costumbre podar el olivo es diferente. Se recomienda iniciar con la formación y apertura de follaje, debiéndose realizar gruesos cortes en troncos secundarios, favoreciendo sólo un tronco principal.

Poda de producción olivo
Fig 3. Poda de producción – Olivo sin podas iniciales

También es común apreciar ramas madres torcidas y cruzadas, con abundante madera improductiva. Al abrir la copa (ver fig. 3), es decir, al eliminar ramas que impiden el ingreso de luz y ventilación en su interior, aquellas ramas leñosas, sin follaje, comenzarán a desarrollar nuevos brotes. Los mismos deben ser guiados seleccionando los mejor ubicados, tanto para su iluminación como para la cosecha posterior.

La realización anual de la poda de producción, además de mantener estable la producción, también sirve para realizar labores de raleo de frutos. Favoreciendo aquellas ramas mejor ubicadas, cuyos frutos serán de mayor tamaño, con mayores contenidos de aceite y de maduración más temprana.

Esta poda del olivo normalmente se realiza en invierno, inmediatamente después de realizada la cosecha.

3.3. Como podar un olivo viejo – Poda de rejuvenecimiento

Este tipo de poda se realiza en árboles que se encuentran en período de producción decreciente. Pudiendo ocurrir entre los 20 y 40 años de edad, según el manejo agronómico que se les haya dado.

Los síntomas que presenta un olivo que necesita este tipo de poda son los siguientes:

  • Hojas más pequeñas de lo normal y de color verde amarillento.
  • Crecimiento de ramillas débiles (internudos cortos y delgados).
  • Baja producción.
  • Desfoliación parcial del árbol.
  • Baja relación hoja/madera. El follaje suele ser externo en la copa del árbol y, en su interior, pareciera ser un árbol con ramillas secas, sin hojas.

Existen dos maneras de afrontar el rejuvenecimiento del olivo mediante poda. Una que corresponde a un corte drástico (poda tipo “afrailado”), suprimiendo todo el follaje. Y otra, más equilibrada, eliminando parte del follaje, con cortes drásticos en ramas madres, pudiéndose llamar “poda de recuperación progresiva”.

La decisión de optar por uno u otro tipo de poda de rejuvenecimiento se basa primero en el estado nutricional y sanitario del árbol. Si se encuentra muy debilitado lo recomendable una poda drástica. Por el contrario, si la causa de las bajas producciones es el excesivo sombreamiento, se deberá optar por la poda progresiva.

3.3.1. Poda progresiva

Para podar el olivo de esta forma debemos eliminar parcialmente la copa. Debiendo ser practicada en aquellos árboles que muestren una capacidad de recuperación vigorosa.

Se comienza con la selección y corte desde su base, de aquella rama de crecimiento erecto, que impida el ingreso de luz hacia el interior de la copa. En la Figura 4, se presenta un árbol sometido a este tipo de poda.

Poda de rejuvenecimiento tipo parcial
Fig 4.Poda de rejuvenecimiento tipo parcial

Para que este tipo de corte sea efectivo en el tiempo, se deberá repetir cada tres o cuatro años durante todo el ciclo productivo del árbol, de manera de ir renovándolo.

Cuando se han reemplazado las cuatro ramas madres originales, la primera tendrá nueve años. Luego, el objetivo del rejuvenecimiento es tener ramas madres de edad no superior a los 20 años, para lograr una producción estable en el tiempo.

Al realizar la apertura de copa con esta poda del olivo en condiciones de alta insolación, es recomendable pintar la corteza de las ramas gruesas expuestas a los rayos solares para evitar daños por golpes de sol en la madera. El pintado se hace con látex blanco, inmediatamente después de la remoción de la rama vecina.

3.3.2. Poda en cabeza o afrailado

Cuando hay árboles muy debilitados, pocas ramillas, mucho tronco en altura y con una altura de cruz superior a 1,5 m, conviene realizar una poda drástica, denominada en cabeza o afrailado (Figura 5.4). Consiste básicamente en decapitar un árbol a la altura de 1 metro, eliminando todo el follaje. Esto es recomendable realizarlo en invierno, después de la cosecha.

Poda del rejuvenecimiento del olivo tipo afrailado
Fig. 5 Corte afrailado en olivo.

En zonas de abundante humedad ambiental (neblinas o lluvias) el corte debe hacerse ligeramente biselado, para evitar la acumulación de agua en la superficie del corte y el consiguiente daño por hongos.

A fines de primavera, dos y tres meses después de realizada la poda del olivo, la brotación será abundante, con un gran número de ramillas en distintos ángulos. Cuando los brotes alcanzan longitudes superiores a 20 cm se eligen tres o cuatro ramas definitivas. Ellas deben estar orientadas equidistantemente entre sí, de preferencia diagonal a las líneas de plantación. Las ramas seleccionadas no deben inclinarse a 45º de la horizontal logrando con ello reducir el crecimiento en altura del follaje para facilitar la cosecha de sus frutos.

Una vez elegidas las ramas madres, éstas no deben ser podadas. Sin embargo, cualquier ramilla o chupón que crezca desde su base es recomendable eliminarlo lo antes posible. Esto concentrará la fuerza del árbol sobre las ramas definitivas.

Finalmente, los cortes gruesos de poda, especialmente los horizontales deben ser pintados con pasta especial para poda. Previniendo así, el ataque de hongos de la madera, lo que es particularmente importante en zonas de alta humedad ambiental.

4. Poda de olivo en maceta

Si tienes un olivo en maceta puede deberse a que estas esperando que crezca para un trasplante, o estas controlando su crecimiento como un bonsai. En el primer caso no es necesario realizar poda alguna, solo bastará con verificar que el árbol se este formando con una estructura de tallo único. Mientras que si se trata de un bonsai el tema se complica un poco.

En el futuro dedicaré un post especial para hablar de la poda del olivo bonsai. Mientras tanto puedes ir viendo este buen vídeo del canal
Bellon11 Bonsai.

6. Época de poda del olivo

El momento adecuado para podar un olivo es en invierno tras la recolección de la aceituna. Variará un poco en función de la zona donde te encuentres y de la variedad de olivo del que estemos hablando. Por ejemplo, no terminará la recolección al mismo momento un olivo de aceitunas de mesa que uno par a producir aceite.

7. Vídeo sobre poda del olivo

Como es costumbre iremos cerrando este extenso post con un vídeo, en este caso del canal Fran Huerto y Más. Con este pretendo que entiendas todo lo visto hasta aquí de manera más gráfica.

También te puede interesar conocer sobre la poda de:


Hasta aqui llegamos con este asrtículo sobre cómo y cuándo podar un olivo. Espero que no te hayan quedado dudas. 🙂

Fuente de información:

Manual de manejo de huerto de olivo – Editores: Carlos Quiroz E. / Érica González V.

Tagged:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *