El laurel o en su nombre científico laurus nobilis es un arbusto perenne que pertenece a la familia de las lauráceas. Originario de la zona del Mediterráneo fundamenta su popularidad en el uso que se le da para condimentar en la cocina. En este post nos dedicaremos a dejar en claro todo lo que respecta a la poda del laurel, y los cuidados que hay que hacer para lograr una planta sana y fuerte.

Nota: Ten en cuenta que los consejos que aquí daremos son generales, este blog es leído en decenas de países, con características totalmente diferentes, por lo que no todos los tips se adaptarán de igual forma en todos los casos. Una vez que termines de leer el artículo quedará que analices toda la información y apliques lo aprendido de la mejor manera. Ante cualquier duda recuerda que puedes contactarnos para realizar tus consultas.

1. Cuidados del laurel

El laurel es una planta muy resistente, así y todo existen algunos tips que hay que tener en cuenta a la hora de sus cuidados.

En lo que sigue listaré algunos de los puntos claves para mantener este arbusto. No están ordenados por prioridad, cada uno es igual de importante para cuidar tu laurel.

Poda y cuidados del laurel

1.1. Riego: no necesita de gran cantidad de agua para desarrollarse, con un riego semanal es suficiente. De igual forma, en verano donde el calor aprieta más, puede hacerse un riego mas seguido. Lo mismo pasa si tienes tu laurel en una maceta, este requerirá algo más de riego que si esta en el suelo.

1.2. Suelo: necesita suelos que drenen bien, que no retengan el agua, evitando así el encharcamiento. En caso que lo tengas en maceta verifica que los orificios permitan el buen escurrimiento, siendo recomendable colocar piedras en el fondo del tiesto.

1.3. Sol: ubícala en un lugar bien iluminado y preferentemente en semisombra. Dado que si bien, como toda planta, necesita luz solar muchas horas de sol directo no le hace bien.

1.4. Plagas: esta planta es muy atacada por la cochinilla, es más sin dudas este es su peor enemigo. Otros ataques comunes que sufre son de pulgones y araña roja. Recomiendo que revises con cierta periodicidad si tu laurel esta siendo atacado por alguna de estas plagas. En el caso de la cochinilla es bueno hacer pulverizaciones preventivas.

1.5. Abono: no requieren ser abonados de manera muy regular, con una o dos abonadas anuales es suficiente. Usa abonos orgánicos preferentemente.

1.6. Temperatura ideal: en cuanto a la temperatura es una planta que desarrolla perfectamente en zonas templadas. No le gusta el frío y el rango de temperatura ideal se encuentra entre los 15-25 °C.

1.7. Reproducción: si quieres aumentar la cantidad de laureles en tu jardín existen dos maneras de hacerlo. La más usada es por medio de esquejes, pero también puedes hacerlo por medio de sus semillas (asegúrate que el fruto este maduro y sécalas correctamente)

1.8. Poda: si bien la poda del laurel no es algo que necesite para desarrollarse normalmente, es una técnica de mantenimiento muy usada. En lo que sigue profundizaremos en este tema. 🙂

2. Herramientas para podar laurel

Esta planta puede llegar hasta los 15 m de altura, por ello las herramientas que necesites para podar tu laurel dependerá de su tamaño. De manera general podemos listar las siguientes.

  • Tijeras de podar.
  • Serrucho.
  • Moto sierra.
  • Escalera o andamio.
  • Implementos de seguridad básicos como guantes, gafas, casco.

También te puede interesar conocer sobre la poda de:


3. Cómo realizar poda del laurel

Antes te agarrar las tijeras debes tener bien en claro que es lo que buscas con la poda de tu laurel. ¿Acaso quieres eliminar ramas secas o enfermas?.¿Deseas darle forma o reducir el tamaño al laurel que tienes en tu jardín?. ¿Buscas impulsar nuevamente el desarrollo de un laurel entrado en años?. De las necesidades anteriores se pueden desprender tres tipos de poda a realizar, las mismas son las siguientes:

  • De limpieza.
  • Para dar forma o reducir tamaño.
  • De rejuvenecimiento.

Como nada tiene que ver una poda con otra desarrollaremos cada una por separado en los apartados siguientes.

3.1. Poda de limpieza

Esta es la típica poda que se le da a cualquier planta para eliminar ramas secas y/o enfermas.

La necesidad de realizarla puede venir por el ataque muy extendido de alguna plaga. Entendiendo que cortar las ramas es la única forma de salvar la planta. También puede darse por la simple razón estética de quitar una rama seca, o por quitar ramas rotas luego de una tormenta. En todos esos casos lo que estaremos haciendo es una poda de limpieza del laurel.

En caso de cortar ramas de un grosor importante, no olvides colocar pasta cicatrizante. Esto protegerá al laurel del ingreso de cualquier peste, como por ejemplo enfermedades fúngicas. Otra clave para evitar el ingreso de ese tipo de enfermedades es realizar los cortes inclinados. Ya que no permite que se quede agua en el corte.

3.2. Poda para dar forma o reducir tamaño

En este caso lo que tenemos es un laurel sano y fuerte. Al cual queremos quitarle algunas ramas para darle forma o reducir su tamaño. Para ambos casos debes tener en cuenta en no reducir en más de 1/3 el tamaño del árbol.

3.2.1. Poda para reducir tamaño: Si lo que queremos es solo reducir el tamaño, sin dotar de una determinada forma, lo primero que debemos es definir que lugar queremos que ocupe nuestro laurel. Teniendo eso en claro ya podemos comenzar a cortar ramas, siempre comenzando por las más delgadas y débiles.

Al igual que te marqué en la poda de limpieza, si vas a cortar ramas de cierto grosor, coloca pasta cicatrizante y realiza cortes oblicuos.

3.2.2 Poda para dar forma: una forma muy habitual que se le da a los laureles en un jardín es el tipo bola.

Lograr un laurel con copa tipo bola debe planificarse desde el momento de realizar el trasplante, debiendo dejar un único tallo central desde la base.

Una vez que el laurel tenga alrededor de 3 o 4 años se deberá seleccionar un punto el cual será la base de la bola. A partir de ese punto hacia abajo, se deberán eliminar todas las ramas laterales, esto dejará despejado totalmente el tallo.

Realizada la tarea anterior es momento de concentrarnos en la copa. Se deben podar las puntas de todas las ramas, esto lo que generará es una densificación de la copa. Según valla brotando realizaremos nuevamente este pinzado de ramas, hasta tener una copa bien densa y lograr nuestra buscada bola. 🙂

Si acompañas esta poda de laurel con un abonado, tendrás un buena copa más rápidamente (puedes usar abono orgánico como guano).

3.3. Poda de rejuvenecimiento

La poda que se necesita realizar sobre plantas envejecidas es una poda de rejuvenecimiento. Esta poda es muy fuerte, se corre el riesgo de matar la planta, por lo tanto debe ser nuestro último recurso.

Los síntomas que presenta un laurel que necesita una poda de rejuvenecimiento son; baja tasa de crecimiento, deficiencia en floración y 
excesiva madera improductiva.

La forma de llevar a cabo esta poda es eliminando ramas gruesas envejecidas, cortándolas no a ras sino a unos pocos centímetros, esto facilitará la emisión de brotes nuevos de reemplazo.

Poda de rejuvenecimiento de laurel

En caso de que nuestro longevo laurel no cuente con ninguna rama en condiciones para reemplazar al tallo principal, deberán ser todas cortadas como la imagen anterior. 

Tenga en cuenta de colocar pasta cicatrizante y realizar cortes inclinados como ya indicamos en podas anteriores.

4. Cuándo podar laurel

Como regla general, el mejor momento para realizar la poda del laurel, es aquel donde la planta tenga una baja tasa de crecimiento. Es decir en otoño-invierno.

Ahora, esa regla es flexible dependiendo de la zona y el tipo de poda. En lugares con inviernos crudos no se recomiendo podar en otoño, sino más bien dejar la poda para finales de invierno. Esto no expondrá los cortes a las bajas temperaturas, debiendo esperar un corto periodo para comenzar a cicatrizar en primavera. Por otro lado, en zonas de clima templado e inviernos débiles, la poda puede adelantarse en los meses de otoño.

Si lo analizamos desde el tipo de poda, se puede decir tanto la poda para dar forma o reducir tamaño y la de rejuvenecimiento, deben seguirse lo dicho en el anterior párrafo. Una poda de ramas secas se puede llevar a cabo en cualquier época del año. Mientras que una poda de ramas enfermas no debe realizarse en verano, dado que dejarás los cortes expuestos al ingreso de nuevas pestes.

Como habrás visto, debes tener en claro tus objetivos a la hora de elegir la época adecuada para podar un laurel

Vídeo sobre poda del laurel

Para terminar con este artículo he seleccionado un vídeo del canal Bricomania, donde verás como realizar la poda de un laurel para darle forma de bola a su copa.

También te puede interesar conocer sobre la poda de:


Hasta aquí llegamos, espero que hayas encontrado toda la informacion que has venido a buscar. Y que a la hora de podar y cuidar un laurel ya no tengas dudas. 🙂

Tagged:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *